Las impresoras 3D: La tercera revolución industrial


Hace poco en refineering se habló sobre las impresores 3D y los cambios que pueden aportar. Este es el post sobre las impresoras 3D.

Ayer en el programa de La 2, Torres y Reyes, se hablaba de las impresoras 3D como una nueva revolución industrial que puede cambiar el mundo de la fabricación, cosa que ya adelantabamos en el post. Aquí queda el enlace al capítulo del programa La rebelión de las cosas – Torres y Reyes.  Lo cierto es que se habla más en foros cada vez más amplios las posibilidades que estas tecnologías que están en fase de desarrollo aportarán al mundo. The Economist también hace referencia a estos cambios en el artículo Manufacturing: The third industrial revolution.

images

Actualmente las impresoras 3D están a la venta por precios desde 700€ a 1 millón de € en función de la tecnología y los materiales a manipular. El por qué no tenemos una en casa es más cuestión de integración del software con el usuario. A día de hoy no sabríamos muy bien como usarla, salvo los más espabilados ya que en internet hay diseños descargables gratuitamente. Falta crear la interacción entre la empresa propietaria del diseño y el cliente que adaptará el diseño a su gusto. A esa interacción se intentan dedicar determinadas empresas como Digital Forming creando software que permita manipular los artículos desde el ordenador antes de enviarlos a nuestra impresora.

 Muy recomendable este video de 10 min de Lisa Harouni (cofundadora de Digital Forming)

Pero en el post anterior y en éste nos hemos centrado más en los cambios domésticos y sociales que pueden aportar. ¿Cómo afectaría esta tecnología a un centro productivo como puede ser una refinería por ejemplo?
De forma inmediata se me ocurre:

  1. Desaparición de almacenes y stocks de materiales: Desde la web de los fabricantes podría descargarse la lista de materiales de un equipo y fabricarlos rapidamente. Esto sería especialmente interesante en aquellos sitios donde el transporte o almacenamiento es caro. O bien que las consecuencias de un fallo por no tener repuesto preparado sean grandes, por ejemplo una plataforma petrolífera en medio del Mar del Norte o un pozo petrolífero en el Sahara.
  2. Desaparición de torneros: si ha¡iciese falta fabricar nuevas piezas se diseñarian con un programa de CAD.
  3. Posibilidades de nuevas aplicaciones ingenieriles. El vídeo de Lisa Harouni muestra como el fabricar la pieza “desde dentro” permite diseños internos complejos que manualmente serían complejos o muy costosos (ver el refrigerante que aparece a mitad del vídeo). Las nuevas tecnologías de impresión 3D puede abrir un nuevo panorama de cambiadores, rellenos de columnas…

¿Qué más se os ocurre?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: